La COVID-19 (coronavirus) dejará secuelas económicas duraderas en todo el mundo

La COVID-19 (coronavirus) dejará secuelas económicas duraderas en todo el mundo

Autor: Dana Vorisek– Junio 08, 2020

La pandemia de coronavirus (COVID-19) ha asestado un duro golpe a una economía mundial ya frágil.  Aunque el alcance total del impacto humano y económico de la pandemia no se conocerá hasta dentro de algún tiempo, el costo en ambos aspectos será alto. Las vulnerabilidades macroeconómicas preexistentes hacen que las economías de mercados emergentes y en desarrollo (MEED) sean susceptibles al estrés económico y financiero, y esto puede limitar la capacidad y la eficacia del respaldo normativo en una época en que más se necesita. Incluso con apoyo para políticas, se cree que las repercusiones económicas de la pandemia de coronavirus serán prolongadas, tal como lo planteamos en nuestro último informe Perspectivas económicas mundiales (PDF, en inglés).

Confinamientos generalizados

Con el fin de controlar la propagación del virus, a comienzos de abril aproximadamente 150 países cerraron todas las escuelas y ordenaron la cancelación de eventos, y más de 80 cerraron todos los lugares de trabajo. Las restricciones para viajar fueron generalizadas. Los confinamientos obligatorios, junto con el distanciamiento social espontáneo de consumidores y productores, causaron estragos en las actividades y el comercio mundial, y estuvieron acompañados de volatilidad en los mercados financieros y fuertes caídas en los precios del petróleo y los metales industriales.

Participación en el PIB mundial representada por países con cierres y cancelaciones obligatorias

Participación en el PIB mundial representada por países con cierres y cancelaciones obligatorias

Múltiples vulnerabilidades

En el corto plazo, las MEED que probablemente se verán más afectadas económicamente serán aquellas cuyos sistemas de atención de salud son deficientes; que dependen en gran medida del comercio internacional, el turismo o las remesas; que dependen de las exportaciones de productos básicos, o que presentan vulnerabilidades financieras. En promedio, las MEED tienen una deuda más alta que antes de la crisis financiera mundial, lo que las hace más susceptibles al estrés financiero.

Deuda pública e institucional

Deuda pública e institucional

Daño en el largo plazo

Las recesiones profundas dejan secuelas duraderas en el producto potencial a través de la disminución de las inversiones y la innovación;  la erosión del capital humano de los desempleados, y el repliegue del comercio internacional y las relaciones de suministro. El daño en el largo plazo provocado por la COVID-19 será particularmente grave en las economías que sufran crisis financieras y en los exportadores de energía, debido al colapso de los precios del petróleo. En las MEED promedio, en un plazo de cinco años, una recesión combinada con una crisis financiera podría reducir la producción potencial en casi un 8 %, mientras que en las MEED promedio que exportan energía, una recesión combinada con una caída del precio del petróleo podría disminuir la producción potencial en un 11 %.

 

Producción potencial acumulada en las MEED después de recesiones y crisis financierasorias

Producción potencial acumulada en las MEED después de recesiones y crisis financieras

Impacto en la productividad

También se puede esperar que la pandemia perjudique el crecimiento de la productividad, que ha sido débil en la última década. Las epidemias anteriores se asociaron con un 6 % menos de productividad laboral y un 11 % menos de inversiones cinco años después de producirse en los países afectados.

 

Productividad laboral acumulada después de epidemias

Productividad laboral acumulada después de epidemias

Bases para el crecimiento a largo plazo

Los responsables de formular políticas deben implementar programas de reformas integrales para mejorar las instituciones y los marcos que puedan garantizar un eventual regreso a un crecimiento sólido después de la pandemia de COVID-19, preparando al mismo tiempo el camino para perspectivas más sólidas a largo plazo. A medida que el mundo sale de la pandemia, también será fundamental fortalecer los mecanismos para prepararse, prevenir y responder a las epidemias antes de que se produzca la siguiente.  Al inicio de la pandemia, menos del 5 % de los países en el mundo registraban el nivel más alto de capacidad para responder y mitigar la propagación de una epidemia. Mejorar la capacidad del sector de la salud exigirá cooperación y coordinación en materia de políticas internacionales, especialmente por el alcance mundial de la pandemia.

 

Preparación del sector de la salud

Preparación del sector de la salud

Publicado en Impacto del Covid-19.